domingo, 26 de agosto de 2007

Un paseo por el emblema tricolor nacional


Escribo a pedido. Nunca antes lo había hecho. Es solo para cambiar el posteo, porque llevaba como 15 días sin cambios. Solo pidieron que cambiara, y bueno, acá va.

No queda nada para septiembre, una semanita... y sabemos que uno no es ninguno. Me parece que el sol comienza a iluminar las fondas, las ramadas, las empanadas y la chicha empieza a evaporar los cuerpos aburridos de tanta pega y les da energías -aún cuando hay crisis en el rubro- para bailarse una buena cumbia, una rancherita sabrosita, una cueca bien zapateada... que aunque es el baile nacional, solo lo es desde comienzos de los años 80 (¿se imaginan por qué?)

Las banderas eternamente repetidas flameando con la brisa de primavera de nuestro país iluminan el rojo de los 11 de septiembre, que tal como aquella vez, el de este año caerá martes. En vez de tanques, ahora sonarán los buses transantiago, y quizás en vez del discurso final del Presidente Allende, ahora suene la liviana voz del Rumpi... y de Pinochet... primera vez que él no estará en vida para celebrar su pronunciamiento militar.

Primera vez que el país no tendrá al decrépito viejo para por último, tirarle un garabato con la mano. Nada, ahora está en el aire -chileno si pos- que desde el cementerio de Concón se esparció por nuestro Chile. Mientras esperamos que a Lucía le queden pocos días... tal como reciencito no más se fue el hermano del ex Dictador en la V región. Primera vez que no tendremos a quién hecharle la culpa... así que el gobierno que nos ha decepcionado mil y una vez, bueno a quienes han votado por ellos, deberá tener claro que serán el chivo expiatorio.

También veremos flamear los otros dos colores de la bandera, que tienen cada vez menos sentido, tanto como los animalitos de nuestro escudo, y qué decir de la frase de tal emblema nacional...

El blanco ni nos acordamos de qué era... por que miramos para arriba y no vemos nada blanco. La Cordillea ya no contiene agua para el futuro. Solo hoyos enormes y caminos contaminados con cianuro y petróleo. Eso en el norte, claro, en el sur represas que quieren cruzar cables por la mitad de Chile, por largos kilómetros y establecer así un nuevo récord mundial. La línea de transmisión eléctrica más larga del mundo. Bakán. Estamos viendo cómo mitigamos los impactos. No se preocupen los mapuches, vamos a tratar de pasar lo más lejos de ellos, para no tener problemas. Ralco nos dejó una enseñanza. Finalmente los europeos algo han aprendido de integración de mundos y de descubrimientos de nuevos lugares... ¿no? Ahí están las Islas Malvinas... que para ellos se llaman de otra manera. Excelente.

Pero eso no es todo. La Cordillera definitivamente no contiene nada nuestro, por más que veamos que la línea divisoria entre Chile y Argentina esté ahí, tal como nos decían en el colegio, "en las más altas cumbres que separan Chile de Argentina".
El tratado binacional de Integración y Cooperación entre ambas naciones, firmado en 1997 entre Frei y Ménem, regaló todo. Tal como lo leen, regaló a las multinacionales un trozo invaluable de los Andes. Así de simple. Invaluable no por las miles e infinitas toneladas de minerales que contienen, sino por el agua, que es el futuro.
Por eso el blanco, ya no es nuestro.

Y qué decir del azul. Claramente no por los peruanos nos quedamos sin mar... sino que por lo mismo del color blanco compatriotas. Salmoneras y grandes empresas japonesas se llevan todo. Los pescadores del país piden ayuda al gobierno porque ya no quedan pescaditos por sacar.
Los ductos de varias empresas se han roto y los residuos han terminado en el mar. Nuestro mar... o al menos eso creemos cuando vemos las hermosas y eternas puestas de sol en el horizonte que nos refresca la mente con el viento salado de vida.

Así llegamos a la estrellita mágica.. que la verdad, a esta altura de este paseo por nuestra flameante bandera, no sé si quede mucho por decir. Por que si la idea era celebrar que estamos llegando a los 200 años, uff. Sería notable pensar que una de las 50 estrellas de Estados Unidos nos fue regalada porque nos portamos bien.

En definitiva, si es que el 29 de agosto va a ser un día de movilizaciones, el gobierno ya ha anunciado que está tomando todas las medidas necesarias para mantener el orden público, que debe estar asegurado a los otros (que no protestan, dicen)... pero, que somos nosotros mismos los que nos queremos manifestar. Y lo digo abiertamente, ni si quiera porque creamos en la CUT -o alguna vez hayamos creido en ellos-, sino porque no creemos en el gobierno y le exigimos lo que no nos escucha, porque no le conviene.
Solo queremos elegir nuestra Constitución. Nada más gobiernito... Nuestra Constitución que asegure que nuestros recursos naturales, son nuestros, aunque suene repetitivo.

En fin, si ese día pasa y no hay otros muertos más, como sucedió a comienzos de año -donde paso a recordar a Oscar Vásquez, quien inspiró una canción tremendamente fuerte-, podremos llegar a septiembre con relativa calma. Pasar el estúpido Día de unidad nacional, llegar a bailar y no bailar solo, obvio. Entonces, recién podremos decir que hemos pasado agosto, vivos, sin miedo, con más energía que nunca, con más rebeldía, y más fuerzas para salir a la calle a gritar Viva Chile... !!!!!conchas de su madre¡¡¡¡¡

(Y... ¿por qué no, si es chile un país tan democrático?)

1 comentario:

[c a r l a] dijo...

Cambiaste...mish!

Mmm ahora no tenemos al tirano aquél, pero tenemos a la señora ésta, heredera de los señores esos que se llenaron los bolsillos de $$$$, dinero que les dejó el primero que nombré, en fin, un montón de ladrones y asesinos.
Chile sigue teniendo a quien culpar, por lo que pasó el 11, y por tantas otras cosas que bien dices siguen pasando, y que ya no sorprenden, solo entristecen el corazón de los que aun creemos, pero que porque creemos que las cosas pueden ser mejor, y para que esos colores no pierdan el sentido, y se llenen de más y más colores también nos dan fuerzas...


gracias hombrezuelo!